Homeopatia Integral - Fernando Santana
Homeopatia Integral - Fernando Santana
La visita al médico homeópata, es el inicio para el paciente que quiere lograr la anhelada curación de sus dolencias, con un sistema terapeútico, EFICAZ, LIBRE DE EFECTOS SECUNDARIOS, DE ENFOQUE INTEGRAL de toda la sintomatología clínica, incluso más allá de la enfermedad que se le ha diagnosticado.
El médico homeópata, debe realizar una historia clínica detallada conocer en profundida al paciente y así llegar a identificar no sólo un diagnóstico clínico, sino un DIAGNÓSTICO HOMEOPÁTICO. En HOMEOPATIA afirmamos que:
“La única y suprema misión del médico, es la de reestablecer la salud que es lo que se llama curar”.
Esta frase, corta y sencilla, pero vista in extenso, obliga al médico a conocer la TÉCNICA y el ARTE del interrogar homeopático, para lograr un conocimiento y acercamiento hacia la persona enferma, como un ser ÚNICO INTEGRAL E IRREPETIBLE.
En mi experiencia, los pacientes que concurren a la consulta médica, inicialmente realizan preguntas dirigidas a conocer más sobre su enfermedad y sobre su posibilidades de curación, que sobre si mismo, preguntas como:

¿Qué enfermedad padezco?
¿Cuánto tiempo me demoraré en curar?
¿Es lento el tratamiento homeopático?
¿Me curaré?
¿tengo que tomar muchos médicamentos?
¿me causaran alergia los medicamentos?
¿tengo que tener fé en ellos para que actuen?
¿para qué es específicamente este medicamento?


Pero a medida que el tratamiento avanza, los pacientes advierten que la HOMEOPATIA es una terapeútica distinta de la convencional y además, que es algo más que una medicina sintomática, así el concepto de ENFERMEDAD-ENFERMO-Y CURACIÓN es muy distinto de aquel que posee la medicina “clásica o convencional".
La “Medicina OCCIDENTAL-CONVENCIONAL", tiene como objetivo llegar al diagnóstico de una ENFERMEDAD, para tratar de anular, inhibir o atenuar los síntomas, independiente de quien es el ENFERMO que padece esa enfermedad. Observa, mide, clasifica, o investiga para encontrar algún elemento externo de la naturaleza (virus, bacterias, hongos) o algún elementos internos (autoanticuerpos, anticuerpos a sustancias exógenas) como los posibles responsables de la “enfermedad”, pero

¿Porqué en una persona se desarrolla una enfermedad bacteriana o por hongos complicada y en otra no?,

¿Porqué en una persona se detectan, anticuerpos y en otra no?,

¿Porqué una persona hace una enfermedad inmunológica y otra no ?

¿Qué hizo que en un momento determinado se manifestar la disposición genética a desarollar una u otra enfermedad?,

¿Porqué dos persona padeciendo una misma enfermedad manifiestan síntomas distintos?,

¿Porqué alguna personas se alivian de sus síntomas y otras no?.


Si no nos hacemos estas preguntas, “LA ENFERMEDAD” sólo se entiende como un fenómeno local, estructural, mecánico en que es un órgano el enfermo, viendo a la persona por partes y no como a un ENFERMO EN INTEGRIDAD.
Para la HOMEOPATIA en cambio, la “ENFERMEDAD” es un fenómeno reactivo, que involucra la TOTALIDAD DE LA PERSONA, siendo una reacción ÚNICA e INDIVIDUAL tanto en su aspecto físico como mental, es un proceso general y dinámico que secundariamente puede localizarse, esto es lo que conocemos comunmente como enfermedad. Para la HOMEOPATIA lo único cierto es considerar la totalidad de los síntomas que el paciente presenta, tanto mentales, generales y locales (enfermedad clínica y de laboratorio ). Considera al INDIVIDUO como un TODO, en el cual sus partes se encuentran en PERFECTO EQUILIBRIO, el que en un momento determinado se puede perder y dar origen a síntomas o enfermedades.
El paciente que concurre a una consulta homeopática, no debe de extrañarse que el médico, necesite establecer una estrecha relación y conocer profundamente al paciente, con una historia clínica en que su objetillo es no sólo, conocer el diagnóstico de la enfermedad que el paciente padece, sino conocer al paciente que padece esa enfermedad, esa forma individual y particular de manifestar su DESEQUILIBRIO PSICOBIOLÓGICO. Para la HOMEOPATIA, la “ENFERMEDAD CLÍNICA” es sólo la manifestación de un desequilibrio vital más profundo, el que se exterioriza a través de una enfermedad, por eso en HOMEOPATIA se dice que recién donde termina el conocimiento de una historia clínica convencional,se inicia el estudio y el acercamiento a la HOMEOPATIA, para INDIVIDUALIZAR y tratar a un paciente en su peculiar modo de expresar ese desequilibrio.
El objetivo de la historia clínica homeopática es llegar a establecer
los DIAGNÓSTICOS HOMEOPÁTICOS:

1) DIAGNÓSTICO CLÍNICO : Nombre de la enfermedad a tratar.

2) DIAGNÓSTICO INDIVIDUAL : La particular forma que se expresa esa enfermedad en ese paciente particular.

3) DIAGNÓSTICO CONSTITUCIONAL : Conocer las predisposiciones a enfermar, en ese paciente.

4) DIAGNÓSTICO DEL MEDICAMENTO : Conocer el medicamento homeopático que va a poner en orden este desequilibrio.

DIAGNOSTICO CLÍNICO


Con el conocimiento de los síntomas de la enfermedad, los signos físicos y los resultados de análisis clínicos, o informe de especialista si el caso lo amerita, estamos en condiciones de diagnosticar la enfermedad de nuestro enfermo.
La HOMEOPATIA es una especialidad de la medicina, que al igual que la “medicina convencional”, utiliza todos los recursos que dispone actualmente la tecnología médica, para llegar a un correcto diagnóstico clínico, elabora un pronóstico para el seguimiento y la evolución de la enfermedad, valora el grado de alteración de los tejidos y órganos afectados, sabe si la enfermedad es funcional u orgánica, adecua y correge hábitos dietéticos y nutricionales, estimula la actividad física y conoce el tropismo mórbido o predisposición individual de enfermar del paciente.

DIAGNOSTICO INDIVIDUAL

La HOMEOPATIA reconoce al enfermo, como una persona única, irrepetible, inédita, una unidad psico-biológico-espiritual, la cual es vulnerable y susceptible a distintas factores, ya sean físicos, químicos, biológicos, psicológicos, y considera que la reacción en lo mental y lo corporal son propias y particulares, un mismo hecho que a una persona la afecta hasta enfermar, a otra le significa poco o nada o le resulta indiferente.
Para llegar a conocer esta individualidad en lo más profundo, al homeópata debe acceder no sólo a los síntomas conocidos de la enfermedad, sino, requiere conocer los síntomas que diferencian y que son propias del sujeto. Es así como un sútil cambio de ÁNIMO, del HUMOR, del CARÁCTER, del INTELECTO, de la CONDUCTA, de la VOLUNTAD, del SUEÑO, de la VITALIDAD de la SEXUALIDAD, etc. Son de gran importancia en HOMEOPATIA, pues ya son manifestaciones de un desequilibrio, que aunque aun no hay síntomas clínicos de una enfermedad, ésta ya ha comenzado, actuando en este caso la medicina homeopática como aun verdadera MEDICINA PREVENTIVA.

DIAGNOSTICO CONSTITUCIONAL

Acá el médico homeópata, a través de la HISTORIA BÍOPATOGRÁFICA, se sitúa temporalmente, averigua y relaciona en que etapa de la vida una noxa Afectó el equilibrio psico-biológico que gatilló o desencadenó el proceso de enfermar. Reconoce su vulnerabilidad, reconocer su personalidad pre-mórbida a través de los síntomas de su constitución y de las diversas patologías padecidas en el transcurso de su vida, no abandona y siempre considera los antecedentes hereditarios y familiares.

DIAGNOSTICO MEDICAMENTOSO


Con la conjunción de todos los datos obtenidos, que nos permitió llegar a un diagnóstico de enfermedad, más con el reconocimiento de los síntomas individuales de cómo ese paciente padece esa enfermedad, y la debida comprensión de la dinámica mental personal, estamos en condiciones de diagnosticar el MEDICAMENTO HOMEOPÁTICO que requiere ese caso en particular.
Arriba

www.HomeopatiaIntegral.cl
Santa Magdalena Nº 75, Of. 211 - Metro Los Leones.
Fono/Fax: 33 30 777 - Providencia / Santiago

Sitio Desarrollado por vesica design